Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La llama olímpica de Londres arderá en las redes sociales

El COI teme que atletas y asistentes perjudiquen su imagen e intereses por culpa de la eclosión de las herramientas tecnológicas

Más noticias de: ciencia olímpica, deportes, Facebook, periodismo, redes sociales, sexualidad, tecnología, twitter


LEER
IMPRIMIR

Una nadadora tuitea un autorretrato luciendo un sexy bikini en un cuarto de baño. Dos compañeros australianos suben a Facebook un posado armados hasta los dientes. Un velocista español se apresura a mofarse de la nueva equipación que lucirá España. Un atleta que cuenta su odisea hasta la Villa Olímpica. Otro uniforme, y su etiqueta de Made in China, incendian las redes sociales de EEUU. En apenas unos días, y cuando Londres todavía no está del todo bajo el foco, Twitter, Facebook y otras redes ya están avisando de lo que se nos viene encima: los Juegos Sociales.

Nick DAmpliar

Los nadadores australianos Nick D'Arcy y Kenrick Monk pidieron disculpas tras subir a Facebook esta foto tomada en EEUU. / HS


III Más noticias de:

El Comité Olímpico Internacional (COI) es muy consciente de los riesgos y ha aprobado una guía (PDF) para dejarle muy claro a los deportistas lo que pueden y no pueden hacer desde sus aparatos, hasta el punto de marcarles el formato con el que publicar: “[Los mensajes] debe estar en primera persona, en formato de diario y no debe desempeñar el papel de un periodista”.

No se trata de proteger el trabajo de los periodistas, sino de evitar que los deportistas sean fuente de noticias: ”No debe informar sobre la competición o formular observaciones sobre las actividades de otros participantes o divulgar cualquier información confidencial o privada”. El problema es que muchos de estos jóvenes atletas no tienen el mismo sentido de la confidencialidad que los miembros del COI. Esos veinteañeros, nativos digitales muchos de ellos, forman parte de una generación que entiende de otro modo la privacidad.

«Encuentro una estrecha correlación entre el número de tuits durante la competición y el bajo rendimiento»


Sebastian Coe
Presidente del Comité Organizador de Londres 2012

Hace escasos días, el mítico corredor de medio fondo británico Sebastian Coe advertía de que tuitear perjudicaba las opciones de medalla: “Personalmente encuentro una estrecha correlación entre el número de tuits durante la competición y el bajo rendimiento”, dijo Coe, quien insistió en tono severo sobre la negativa influencia “entre la actividad de un atleta en las redes sociales y sus logros en los momentos decisivos”. Coe, además de un referente del atletismo mundial, es el presidente del Comité Organizador de Londres 2012.

Los deportistas ya han empezado a compartir fotografías cargadas de ilusión e inocentes vídeos, pero todavía no ha empezado la competición. Los juegos olímpicos siempre generan competencia y polémicas mucho más allá de la pista. Y esta vez, el entrenador no va a lograr que un deportista enojado se muerda la lengua alejándolo de la prensa. O que un empleado difunda una foto comprometedora de un campeonísimo disfrutando de su juventud en un evento para el que se han repartido 150.000 condones sólo entre los más de 10.000 participantes.

La nadadora Stephanie Rice.Ampliar

La nadadora Stephanie Rice celebró su cumpleaños con esta foto en las redes sociales. /

Sin embargo, como señaló Boris Becker, oro olímpico en Barcelona 1992, “la gente no es perfecta. Siempre habrá atletas que se pasarán de la raya, pero eso no significa que la herramienta esté mal”. La herramienta, las redes sociales, es demasiado importante para no tratar de sacarle partido en un difícil equilibrio entre imagen, libertad de expresión e intereses económicos.

El COI es consciente de la oportunidad que supone un mercado en el que se envían 400 millones de tuits al día y con más de 900 millones de usuarios de Facebook. Para empezar, ha abierto un portal que sirve de eje de la estrategia social del COI. Desde allí, con el pretexto de poner en contacto a los atletas con sus fans, estas dos gigantescas empresas tejen sus redes olímpicas.

Cámaras sociales, objetivos capados

No están solas, están integradas todas las compañías que tienen algo que decir en el mundo 2.0: Tumblr, Google+, Foursquare e Instagram tienen su hueco. No obstante, este aperturismo tecnológico tiene un gigantesco muro de contención: los intereses de los patrocinadores.

Aunque por un lado invita a los usuarios a subir sus vídeos a su portal, el COI no permite que los asistentes a los eventos de Londres 2012 difundan imágenes o vídeos ya que perjudicaría los intereses de cadenas que, como la NBC, se han gastado un buen dinero (casi 1.000 millones de euros) en tener la exclusiva en todas las plataformas, aplicaciones e internet incluidos, en lo que promete ser un novedoso experimento televisivo en la era digital.

Se subirán 30 millones de fotos y se batirá el récord de 15.000 tuits por segundo de la Eurocopa

Un experimento que pretende ponerle puertas al campo y que puede llevar al monumental desastre de revisar miles de horas de vídeo y las más de 30 millones de imágenes que se calcula que serán subidas a internet por los asistentes a las competiciones.

Para bien y para mal, Londres 2012 serán los primeros juegos que cabalgarán sobre las herramientas 2.0 en todo su esplendor. Los eventos deportivos ya han demostrado su capacidad para enganchar a la gente con dos pantallas a la vez: la televisión y las redes sociales.

En esta ocasión, todo indica que se batirán los récords que rompió la Eurocopa de junio y sus 15.000 tuits por segundo cuando Jordi Alba marcó el cuarto gol para España. Una tormenta perfecta de la tecnología que se concentrará durante tres semanas en Londres. Para beneficio de muchas compañías y para quebradero de cabeza de los responsables de comunicación de equipos, comités y multinacionales asociadas.


Primer récord: el de condones

Antes siquiera de la ceremonia de inauguración, los Juegos Olímpicos de Londres 2012 ya han batido su primer récord: el del número de condones repartidos entre los deportistas participantes. Los 150.000 condones que se entregarán entre los más de 10.000 atletas (a unos 15 por barba) superan con mucho los 100.000 que se entregaron en la recatada Pekín (los mismos que en Vancouver 2010) y los 130.000 del anterior plusmarquista de la profilaxis, Atenas 2008. Para Sídney 2000, se encargaron 70.000 preservativos, pero hubo de encargarse una remesa de urgencia de otros 20.000. En Barcelona 1992, que comenzó esta tradición, se repartieron más de 50.000 condones y en la recatada Atlanta, tan sólo 15.000 unidades. A pesar de estos números, se podría hablar de que hay un récord no oficial: los 250.000 preservativos que se habrían usado en los Juegos Olímpicos de Invierto de Salt Lake City de 2002, según la fundación de lucha contra el VIH Terrence Higgins Trust. En el caso de Londres, es una cuestión de dinero: los condones suministrados serán de la marca Durex, propiedad de la multinacional Reckitt Benckiser, que ha gastado unos 1.300 millones de euros en patrocinar el evento deportivo.


Sigue este tema:

#ciencia olímpica

Archivado en: ciencia olímpica, deportes, Facebook, periodismo, redes sociales, sexualidad, tecnología, twitter




COMENTARIOS