Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Casquería ‘high tech’

La empresa Bioibérica utiliza estómagos de cerdo, crestas de gallo y gargantas de vaca para crear productos con usos en medicina o agricultura

Más noticias de: biotecnología, historia empresarial, I+D, innovación


LEER
IMPRIMIR

Trabajan con estómagos de cerdo, tráqueas de vaca y crestas de gallo, pero no son una empresa de casquería. Bioibérica es un ejemplo de empresa que basa su labor en el conocimiento y una muestra de cómo la I+D puede transformar lo que antes eran despojos en productos de mayor interés y, por el camino, sobrevivir a la crisis.

BioibericaAmpliar

Una trabajadora en el laboratorio. / Bioibérica

En los orígenes de Bioibérica, una empresa que tiene su sede en Barcelona aunque fue recientemente adquirida por una empresa germanoholandesa, está el cerdo, del que, como dice el dicho popular, se aprovechan hasta los andares. De la mucosa que se encuentra en el estómago de estos animales, obtienen heparina, un anticoagulante que se utiliza en medicina con varios propósitos y que “cosechan” de 120 millones de cerdos en todo el mundo. En este negocio, en el que son los principales productores mundiales, llevan desde 1975; que la compañía tiene cierta edad se siente en el nombre, donde aún no se ve influencia anglosajona.

Potencial regenerativo

Más adelante comenzaron a trabajar con las tráqueas de vaca y las crestas de gallo. De las primeras sacan el condroitin sulfato, un producto interesante por su potencial para regenerar el cartílago y tratar enfermedades como la artrosis. “De las crestas de gallo y gallinas ponedoras, que tienen mucha proteína, se obtiene el ácido hialurónico“, explica Josep Verges, director médico y científico de Bioibérica Farma. Este producto, que también se puede sacar de la piel de la gamba, además de su conocido uso en cosmética, se emplea en medicina como material de relleno en cirugía y odontología. En el caso de Bioibérica, una compañía que quiere liderar el campo de las nuevas soluciones contra la artrosis, tiene especial interés su capacidad para regenerar cartílago y su función anestésica.

La capacidad para sacar partido a residuos no acaba aquí. “El rendimiento que obtenemos de estos productos es muy bajo y no llega al 2%”, cuenta Verges. “Así que nosotros hacemos estudios, en los que colaboramos con la universidad, con hospitales o con otros centros de I+D para darles valor añadido”, apunta. De uno de estos trabajos en cooperación con el mundo académico, en concreto con la cátedra del cesped de Virginia Tech, desarrollaron un aminoácido capaz de hacer crecer la hierba más rápido. Con este producto, que ahora comercializan con el nombre de Terra-Sorb, abonan unos 4.000 de los más de 16.000 campos de golf que hay en EEUU. También orientado al mercado agrario y como forma de sacar más rendimiento a la producción de heparina es el CeraTrap, un líquido que atrae a las moscas y se emplea para luchar contra las plagas de mosca de la fruta.

«Desde el mundo académico se puede trabajar con la empresa honestamente»


Josep Verges
Director médico y científico de Bioibérica Farma

Una de las claves del trabajo de Bioibérica es la aproximación entre los centros de creación del conocimiento, como universidades y otros organismos públicos de investigación, y el entorno privado donde ese conocimiento encuentra su aplicación. “Esta colaboración ha cambiado para bien”, indica Verges. “Antes colaborar con la empresa se consideraba algo pecaminoso, pero creo que desde el mundo académico se puede trabajar con la empresa honestamente, dejando claros los conflictos de interés”, añade. De una de estas colaboraciones, en concreto a través de la Cátedra Bioibérica de Ingeniería Tisular y Terapia Celular con la Universidad de A Coruña han desarrollado un test de saliva para predecir si el paciente desarrollará la artrosis con mayor o menor rapidez.

Pese a la situación económica, Bioibérica, como muchas empresas que apoyan su negocio en la ciencia y la tecnología, no aguanta mal la crisis. Al contrario de lo que ocurre en muchas otras empresas de España, ha crecido en número de empleados: de 352 en 2009 a 386 en 2011. Y lo mismo ha sucedido con la facturación: de 212,68 millones en 2010 a 243 en 2011. Su 12,5% de inversión en I+D (la media española es del 0,72%), un 65% de universitarios en la plantilla y un 32% de negocio basado en las exportaciones son algunos datos que pueden ser la clave de su crecimiento.


En busca de la cerveza que adelgaza

Crear una cerveza que no solo no engorde sino que adelgace parece una búsqueda digna de los delirios de la alquimia. Sin embargo, dos empresas aseguran que es posible, en cierta medida. La cervecera Damm se ha unido a la biotecnológica catalana AB Biotics para fabricar un compuesto con propiedades adelgazantes a partir de sus residuos de levadura de cerveza que genera la producción de esa bebida.

El producto, que se comercializará en forma de pastillas (aún no se sabe como transmitirle sus propiedades a la cerveza), ha demostrado, según las compañías, que es capaz de bloquear la absorción de algunas grasas y que permite a algunas personas obesas perder unos 2,3 kilos de media en tan solo 90 días, “haciendo vida normal y sin necesidad de cambiar la dieta”, según el jefe de investigación de Damm, Xavier Castañé.


Archivado en: biotecnología, historia empresarial, I+D, innovación




COMENTARIOS