Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Hallados niveles “preocupantes” de arsénico en potitos de arroz

La Unión Europea ultima límites legales para este tóxico en alimentos, hasta ahora inexistentes. El riesgo para la salud aumenta en bebés, más dependientes del arroz

Más noticias de: salud pública

Un investigador del equipo de Carbonell toma muestras en un arrozal Ampliar

Un investigador del equipo de Carbonell toma muestras en un arrozal. / A. C.

LEER
IMPRIMIR

Investigadores españoles han detectado niveles “preocupantes” de arsénico en alimentos infantiles a base de arroz. Según los científicos, capitaneados por el químico Ángel Carbonell, catedrático de la Universidad Miguel Hernández de Elche, el hallazgo “es de extraordinaria importancia en niños de menos de un año porque su dieta es muy limitada y en muchos casos es altamente dependiente de productos derivados de arroz”.

El caso es más grave en niños celiacos, obligados a comer productos sin gluten, como el maíz y el arroz. Uno de cada 100 bebés es celiaco, según la Federación de Asociaciones de Celiacos de España. Esta contaminación también es más peliaguda en casos de intolerancia a la lactosa, porque los niños toman leche de arroz en lugar de leche de vaca. La ingesta de arsénico inorgánico está asociada a cáncer de piel, pulmón y vejiga de la orina.

Los investigadores creen “imperativo” fijar un máximo legal de arsénico en alimentos “lo antes posible para proteger a los consumidores”. Países como Reino Unido y Dinamarca ya han puesto límites al consumo de arroz en niños para reducir el consumo de este metaloide. “La legislación europea no fija contenidos máximos para el arsénico en alimentos y puede estar poniendo en riesgo la salud de los niños europeos”, aseveran los científicos.

Su estudio, publicado recientemente en Journal of Food Science, es el primero en el mundo que ha cuantificado el contenido de arsénico inorgánico, la variedad más tóxica de este metaloide, en papillas de arroz y potitos, explica Carbonell.

Niños “en riesgo”

Las leyes de la UE y EEUU sí fijan un límite máximo de arsénico en el agua: 10 partes por billón. Estos valores, para una persona de 60 kilogramos que beba un litro al día, se traducen en una ingesta máxima de 0,17 microgramos de arsénico por kilo de peso corporal al día. El equipo de Carbonell, con los niveles detectados en alimentos infantiles, calcula que los niños españoles menores de un año están recibiendo entre 0,32 y 4,15 microgramos por kilo de peso corporal al día.

El químico británico Andrew Meharg, de la Universidad de Aberdeen, es uno de los mayores expertos mundiales en la contaminación de arroz con arsénico y ha revisado el trabajo de Carbonell. En su opinión, los niños españoles y otros europeos están “en riesgo” porque “los niveles de arsénico inorgánico son demasiado altos en alimentos infantiles y en la leche de arroz”.

Este es el primer estudio que cuantifica el arsénico inorgánico en potitos

Los pioneros estudios de Meharg impulsaron a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) a revisar este asunto. En 2009, la EFSA dictaminó que la presencia de arsénico en algunos alimentos “podría suponer un riesgo para la salud de algunas personas”. La EFSA también concluyó que la exposición al arsénico inorgánico de los niños menores de tres años es, en general, dos o tres veces superior a la de los adultos. Preocupada por estas primeras cifras, la EFSA hizo un llamamiento en 2009 a la comunidad científica para obtener datos más precisos sobre los niveles de arsénico en agua y alimentos.

Medidas inminentes

El arroz es la gran preocupación por su peculiar forma de cultivo. El arsénico aparece de manera natural en el suelo y, al inundarse los arrozales, se libera y pasa con facilidad a la planta. En adultos, el consumo de arroz no supone un peligro, porque su dieta es muy variada y el arsénico tóxico se diluye en una multitud de alimentos. En bebés, más dependientes del arroz, la dosis, y por lo tanto el riesgo, aumenta.

Durante años, el peligro del arsénico se ha exagerado en algunos casos, por falta de datos. El arsénico se presenta en la naturaleza en diferentes formas químicas: orgánicas e inorgánicas. Estas últimas son las más tóxicas. Sin embargo, la mayoría de los datos sobre presencia de arsénico en alimentos no hace distinción y se refiere a arsénico total. Así, la gran cantidad de este metaloide en el pescado preocupaba hasta que se ha visto, gracias a los avances en la capacidad de análisis, que predomina la forma orgánica. Ahora los ojos están puestos sobre el arroz.

Fuentes de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) explican que la Comisión Europea “ha identificado el arroz como el alimento para el que se deben establecer límites máximos, así como las algas y, posiblemente, los alimentos infantiles”. La propuesta de límite para el arroz es inminente, explican estas fuentes.



Evitar el golpe a los arroceros

Para Carbonell y su equipo, hay tres estrategias posibles para afrontar esta situación. La primera y más radical, eliminar el arroz de la alimentación infantil, ya se ha adoptado parcialmente en Reino Unido y Dinamarca, donde se recomienda que los niños menores de cuatro años y medio o con un peso inferior a 10 kilogramos, respectivamente, no consuman leche de arroz. La segunda opción, señalan, es diversificar la dieta incluyendo otros cereales.

Sin embargo, ninguna de estas dos estrategias soluciona el problema de los niños celiacos. Además, supondrían un varapalo para el sector arrocero español, el segundo productor de la UE tras Italia. En España se produjeron en la última campaña unas 930.000 toneladas de arroz, en 120.000 hectáreas concentradas en Andalucía, Cataluña, Extremadura, Comunidad Valenciana y Aragón. El sector mueve unos 275 millones de euros al año, según el Ministerio de Agricultura.

Para evitar el hundimiento de los arroceros, los científicos proponen identificar variedades de arroz que minimicen la absorción de arsénico y estudiar técnicas de cultivo que limiten la disponibilidad de arsénico en el suelo, con el objetivo de que los alimentos infantiles a base de arroz sean completamente seguros para los niños.




REFERENCIA

Journal of Food Science, 77: T15–T19. DOI: 10.1111/j.1750-3841.2011.02502.x


Archivado en: salud pública




COMENTARIOS