Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Los recortes amenazan un proyecto que compite por el premio Nobel

La incertidumbre en torno al NEXT muestra que las investigaciones punteras también sufren la reducción del presupuesto en ciencia, a pesar de las promesas del Gobierno

Más noticias de: física de partículas, I+D, neutrinos, política científica, recortes

next

  • Trabajando en el prototipo

    Dos miembros de la colaboración NEXT trabajan en el montaje de un prototipo del detector en el Instituto de Física Corpuscular de Valencia (UV/CSIC)
  • Fotomultiplicadores

    Con ellos se amplifican los rastros de luz que dejan las partículas al atravesar el detector
  • El prototipo completo

    Vista completa del prototipo de NEXT montado en el IFIC de Valencia
  • Tracker

FOTOGALERIA | Pruebas con el prototipo de NEXT. / NEXT Collaboration

LEER
IMPRIMIR

La ciencia más puntera no se salva de los recortes. En un artículo publicado recientemente en Nature, la secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, animaba a convertir la crisis en una oportunidad para apostar por la “ciencia de excelencia”. Sin embargo, no solo las investigaciones poco competitivas sufrirán la reducción del presupuesto. Los recortes amenazan el experimento NEXT, un detector de neutrinos diseñado para instalarse en el laboratorio subterráneo de Canfranc y que pretende averiguar si el neutrino es su propia antipartícula. Si lo lograse, además de proporcionar una valiosa información sobre nuestra existencia, convertiría a los responsables de este proyecto en candidatos al premio Nobel de Física.

Laboratorio de Canfranc

III RELACIONADA
El fútbol golea a la ciencia en presupuesto

Más: #recortes

El experimento, en el que colaboran ya alrededor de 60 investigadores de todo el mundo y en el que se han invertido cerca de ocho millones de euros, puede que nunca participe en esa competitiva carrera. Es lo que sucederá si no llega el millón y medio de euros necesarios para continuar pagando los salarios de los científicos y garantizar los fondos para finalizar la construcción. Hasta ahora, tal y como reconoce Concepción González-García, coordinadora del Consolider CUP, en el que se integra NEXT, “este proyecto ha estado muy bien financiado”. Pero el programa Consolider no tendrá continuidad y, pese a que las evaluaciones de los diferentes comités científicos, tanto de Canfranc como del Estado, han sido positivas, esa financiación imprescindible no está asegurada.

La batalla por la supervivencia de NEXT recuerda a otra anterior que este proyecto quiere ayudar a conocer. Bajo el macizo de El Tobazo (Huesca), a resguardo del ruido que provocan los millones de partículas que cada segundo golpean la Tierra, el detector intentará capturar un raro suceso conocido como desintegración doble beta sin neutrinos.

Desintegraciones beta y doble beta sin neutrinosAmpliar

En la parte superior una desintegración beta. En la parte inferior una desintegración beta doble sin neutrinos / Amanda Sullivan. TIV

Si ese fenómeno fuese capturado en las redes de xenón de NEXT, los físicos tendrían la prueba de que el neutrino es su propia antipartícula. Esto convertiría a esta partícula aparentemente insignificante, que casi no se relaciona con el resto de la materia, en un superhéroe inesperado, una especie de Frodo Bolsón de la física.

En los instantes posteriores al Big Bang, el neutrino habría sido, en palabras del físico Juan José Gómez Cadenas, investigador del Instituto de Física Corpuscular de Valencia y coordinador de NEXT, “un agente doble” que decantó a favor de la materia su guerra con la antimateria. Del gran estallido había brotado una cantidad idéntica de materia y de antimateria y las dos no cabían en el mismo cosmos. Cada vez que una partícula chocaba contra su antagonista se desintegraba, dejando tras de sí un rastro de radiación. Con la batalla perfectamente equilibrada, el resultado iba a ser un universo de pura energía, sin galaxias ni personas. Además, una cuenta atrás añadía suspense a la situación. Los neutrones, necesarios para amalgamar los núcleos que forman la materia, no iban a aguantar demasiado tiempo sin unirse a los protones. Aunque junto a ellos son estables, en libertad se desintegran en menos de un cuarto de hora. Y los segundos seguían pasando.

Si ese fenómeno fuese captado, los físicos tendrían la prueba de que el neutrino es su propia antipartícula

Como le sucedía a la materia en aquel drama primigenio, el futuro de NEXT es incierto y el tiempo juega en su contra. La búsqueda de la extraña desintegración doble beta sin neutrinos es una de las carreras con más competencia de la física actual. En EEUU, EXO, otro experimento que, como NEXT, utiliza el xenón 136 para captar este fenómeno, pelea por conseguirlo antes que nadie desde un vertedero radiactivo en Nuevo México.

Como el experimento español, EXO utiliza xenón por las peculiares características de este gas. Por un lado, es inerte, lo que significa que si una partícula cargada lo atraviesa, no se mezclará con la estela que dejó a su paso y permitirá luego reconstruir qué tipo de partícula transitó por allí. De alguna manera, el xenón, como gas noble, tiene la suficiente discreción como para no contaminar la escena del crimen y permite reconstruir luego los hechos. Además, centellea. Así, con los sensores apropiados, es posible captar una “imagen” del reguero de electrones que deja la partícula cargada al pasar.

EXO, que lleva ya un año tomando datos, tendrá otros dos más para conseguir su objetivo mientras NEXT se construye y se pone a punto. De momento, han obtenido resultados positivos, pero, en opinión de Gómez Cadenas, dada la resolución de su detector, es improbable que puedan obtener resultados definitivos que concluyan que el neutrino es su propia antipartícula. Otro proyecto en Japón y otro en Italia persiguen el mismo objetivo que NEXT y EXO.

Los jóvenes que han trabajado en NEXT no son funcionarios y dependen de la respuesta del Gobierno

Uno de los problemas a los que se enfrenta la colaboración es el mantenimiento de los contratos de los investigadores que han desarrollado el proyecto. Una gran parte son jóvenes que se han especializado durante la puesta en marcha de NEXT y ahora son expertos mundiales en la materia. Sin embargo, no son funcionarios y sus sueldos dependen de la respuesta que llegue desde el Ministerio de Economía y Competitividad en septiembre. Si no se les concediese el dinero necesario para pagarles, tendrían que irse y se perdería el conocimiento acumulado o acabaría aplicado en proyectos de otros países.

Además, por ese incierto mecanismo de financiación de la ciencia en España, el laboratorio de Canfranc se podría quedar sin el principal experimento que le da sentido. “Se ha construido Canfranc, se ha invertido en equipos, en I+D… Si esto no continuase, sería un gran desperdicio”, afirma Gómez Cadenas. “Es un problema estructural de nuestra ciencia, más allá de la crisis. No tiene sentido que se permita desarrollar algo así, y de repente llegue la crisis y se detenga”, concluye.

El Ministerio de Economía y Competitividad, después de que MATERIA reclamara información en diferentes ocasiones, no ofreció ninguna explicación sobre el futuro de NEXT o de otros proyectos de excelencia que pueden quedar en el aire cuando acabe la financiación de un programa como Consolider. En opinión de González-García, asumiendo que la reducción del presupuesto será negativa, “no sería el fin del mundo que los Consolider que han dado lugar a proyectos interesantes se pasasen a financiar por las vías convencionales”. Sin embargo, otros coordinadores de proyectos ya pidieron la ampliación del programa para poder cumplir con los objetivos fijados.

Hace más de 13.000 millones de años, si la teoría es correcta, los neutrinos acabaron por desequilibrar la guerra a favor de la materia y, de algún modo, salvaron al mundo. Los investigadores que trabajan para comprobar si esta épica historia es cierta, también tendrán que esperar hasta el último momento para saber si pueden continuar con su batalla en la frontera de la ciencia.

Archivado en: física de partículas, I+D, neutrinos, política científica, recortes




COMENTARIOS