Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La caza colectiva del higgs cuestiona las normas del Nobel

En la búsqueda de esta partícula han participado más de 4.000 investigadores de más de 30 países, pero las reglas de la Academia sueca solo permiten otorgar el galardón a tres investigadores

Más noticias de: física de partículas, Higgs, Nobel

El físico británico Peter Higgs Ampliar

El físico británico Peter Higgs / CERN

LEER
IMPRIMIR

La ciencia tratará de responder esta mañana a la gran pregunta de si se ha descubierto el bosón de Higgs. Los responsables del laboratorio europeo de física de partículas CERN darán a las 9 de la mañana una conferencia para anunciar novedades sobre la caza de esta partícula, propuesta por un puñado de físicos teóricos hace casi medio siglo y perseguida de forma experimental durante décadas.

III EN ESTA NOTICIA

Sólo cinco deciden ↓

III RELACIONADA
¿Qué es el campo de Higgs?

Más: #Higgs

La mayoría de los físicos consultados por MATERIA creen que el anuncio será positivo (el bosón existe), pero no definitivo (faltan datos para poder reclamar su descubrimiento). Resumiendo: el bosón está ahí y cazarlo es cuestión de tiempo. Así las cosas, una vez concluida la presentación, retransmitida en directo por internet, otra gran pregunta mucho más espinosa tomará el relevo: ¿quién ganará el premio Nobel por descubrir el higgs?

En liza están las dos principales facciones de la física de partículas. Por un lado, los teóricos que hace casi medio siglo predijeron la existencia del bosón de Higgs como el responsable de otorgar masa al resto de partículas elementales y que ahora reclaman un premio por acertar. Por otro, los físicos experimentales que han usado potentes aceleradores de partículas para generar los primeros bosones de Higgs que han visto los ojos de la humanidad.

Premio a los experimentales

Frank Wilczek, premiado por la academia de Oslo en 2004 por su trabajo en física de partículas, se inclina por premiar a los físicos experimentales. “Estoy involucrado en el proceso de concesión del Nobel y casi con certeza habrá un premio por el higgs”, explica a MATERIA Wilczek. “Pero no creo que haya un premio Nobel por la teoría”, añade. Como Nobel de Física, Wilczek está dentro del selecto grupo de científicos a los que la Academia pide nominaciones de candidatos al premio.

“Darle el premio a miles de personas necesitaría una reinterpretación de las reglas, pero el Comité puede hacer lo que quiera”, señala Wilczek . “Es algo que puede pasar, pero es una decisión política”, añade el investigador, al que la academia exige una total confidencialidad.

En su testamento, Alfred Nobel, inventor de la dinamita, dejó claro que sólo pueden recibir el Nobel de Física un máximo de tres personas que son elegidas durante un secretísimo proceso de un año. Desde la concesión del primer galardón en esta disciplina, en 1901, nadie ha osado a llevarle la contraria.

«Casi con certeza habrá un premio por el higgs»


Frank Wilczek
Premio Nobel de Fïsica en 2004

Las normas del premio chocan frontalmente con el tipo de ciencia necesaria para encontrar el higgs. Este proyecto es el paradigma de la  gran ciencia del siglo XXI, financiada con presupuestos millonarios y realizada en grandes infraestrucuras costeadas por consorcios internacionales.  En la búsqueda de esta partícula participan más de 4.000 investigadores de más de 30 países -incluida una nutrida participación española- que analizan los datos obtenidos en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), la máquina más grande jamás construida y corazón del CERN. Si se descubre el higgs, toda esta multitud científica puede reclamar parte del hallazgo. Hoy por hoy, la Academia sería incapaz de reconocerlo.

Los investigadores del CERN compiten con otro grupo de favoritos con el que tienen algo en común: ellos también son demasiados. Se trata de cinco especialistas en física teórica que, en un periodo de tres meses del año 1964, elaboraron la teoría del bosón de Higgs y explicaron el mecanismo que lleva emparejado, fundamental para que exista el mundo tal y como lo conocemos.

El campo del bosón

Los primeros en proponer el mecanismo fueron los belgas François Englert y Robert Brout. Sin nombrar a la partícula, los dos físicos concluyeron que debía existir un campo responsable de darle masa a las partículas elementales e indivisibles que componen el átomo. Sin ese campo, que frenaría las partículas que lo atraviesan dándoles masa, la materia no podría haberse juntado tras el Big Bang para formar estrellas, planetas y vida.

Un mes después del estudio belga, un teórico de la Universidad de Edimburgo anunció que aquel campo que lo impregnaba todo estaba formado por un tipo específico de partículas, responsables últimas de generar la masa en las escalas más diminutas . Su nombre era Peter Higgs y tenía 37 años. Menos de un mes después, los estadounidenses Carl Hagen y Gerald Guralnik, junto al británico Tom Kibble, llegaban a una conclusión muy parecida, según ellos, de forma independiente. En un giro desafortunado, Brout murió en mayo del año pasado sin que pudiera ver los primeros primeros indicios de la existencia del higgs, presentados en diciembre por el CERN.

Los expertos creen que premiar a la ciencia del siglo XXI requiere cambios en los premios

“Englert, Hagen, Higgs,  Kibble y yo tenemos una reivindicación clara si se da el premio”, asegura Guralnik. Tan probable es que el CERN hará mañana un anuncio importante que este físico ha viajado hasta Ginebra para asistir a la conferencia de presentación de los datos. Junto a él estarán Englert, Hagen y Higgs.

“Con cinco teóricos aún en liza, hay demasiada especulación y politiqueo por parte de los defensores de cada campo”, reconoce Hagen, que afirma evitar adrede usar la expresión “bosón de Higgs”. El físico se atreve a proponer dos salidas a la academia. “Se puede interpretar la regla del máximo de tres premiados entendiéndola como tres grupos o se puede reconocer a los premiados en dos años, en lugar de uno”, aventura.

“Obviamente la persona que se lo debe llevar es Higgs”, apunta el español Juan Fuster, que trabaja en ATLAS, uno de los dos grandes grupos científicos que se disputan el descubrimiento del higgs estos días en Ginebra. “Yo no me olvidaría de los experimentos o del propio CERN, que ha hecho un gran esfuerzo tecnológico y científico para poder llegar a este punto”, detalla.



Sólo cinco deciden

Aunque la academia consultará a unas 3.000 personas en el proceso de nominaciones, será un reducido comité con cinco miembros fijos los que decidan quien se merece el Nobel. Si se otorgase  el Nobel por el higgs el próximo año, cuando ya se espera que la partícula esté descubierta, los detalles sobre la deliberación no se conocerán hasta 2062, ya que la Academia no permite publicar esos detalles hasta pasado medio siglo.

A punto de cumplir 80 años, Tom Kibble, en el grupo de teóricos más rezagados en la carrera por el Nobel, relativiza la importancia de la criatura que ideó. “Ninguno de los autores de los estudios de 1964 pensó que esta partícula tuviese alguna importancia”, explica en un correo electrónico. “Era un efecto secundario”, que sólo ha ganado interés ahora que se ha convertido en ” la única pieza que falta en el puzle”, concluye.



Noticia relacionada:

¿Qué es el campo de Higgs?

Sigue leyendo...

Más sobre este tema: #Higgs

Archivado en: física de partículas, Higgs, Nobel




COMENTARIOS