Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Los casinos del promotor de Eurovegas son un nido de empleados infelices

Un estudio resalta la insatisfacción generalizada entre los trabajadores de los establecimientos impulsados en Macao por el magnate Sheldon Adelson

Más noticias de: economía, empleo, psicología


LEER
IMPRIMIR

Sheldon Adelson, que acaba de pasar por España para lanzar Eurovegas, se hizo inmensamente rico gracias a su intuición de que levantar en Macao un complejo de casinos y hoteles atraería a cientos de millones de jugadores provenientes de toda China y del sudeste asiático. Adelson multiplicó por 14 su riqueza personal tras su inversión en la excolonia portuguesa, que ahora disfruta de pleno empleo.

casino, macao, macau, adelson, dealerAmpliar

Un empleado de uno de los casinos macaenses de Sheldon Adelson. / Marco Bono

III EN ESTA NOTICIA

El peligro, en las tragaperras y el juego online ↓

Sin embargo, los casi 30.000 trabajadores que tienen puesto fijo en los casinos de Macao son los más infelices de toda la región en cuanto visten el chaleco y la pajarita. “La satisfacción con el trabajo en los casinos de Macao es baja de manera generalizada”, explica el economista David Forrest, investigador especializado en el mundo del juego.

Forrest, que conoce bien el ecosistema de crupieres y ruletas que se ha consolidado junto al delta del Río Perla, acaba de publicar un estudio que concluye que estos empleados están muy insatisfechos “por problemas inherentes a la industria del juego”.

Curiosamente, los empleados de los casinos no están descontentos con la vida en general, sino que el estudio muestra que únicamente están insatisfechos, en comparación con el resto de trabajadores de Macao, con su oficio.

“Los resultados señalan que el trabajo a horas especialmente incómodas es la principal fuente de satisfacción laboral baja. Pero los empleados están en general insatisfechos con el trabajo en sí, con la escasa estabilidad laboral y se sienten infravalorados en su potencial”, describe Forrest, de la Universidad de Saldford.

Esta infelicidad generalizada es especialmente paradójica ya que el mercado laboral de la región está regulado de tal manera que los empleados de los casinos disfrutan de unas nóminas (alrededor de 2.000 euros) que casi triplican la media salarial de sus convecinos. Las leyes restringen el acceso de trabajadores inmigrantes a estos empleos, hay poca mano de obra preparada y los boyantes casinos se rifan a los buenos jefes de mesa.

A los problemas citados, se suman los riesgos de caer en la ludopatía e incluso los casos de acoso sexual en el puesto de trabajo. Con un resultado previsible, como muestran otros estudios previos: la renuncia al puesto de trabajo, nada excepcional entre estos empleados.

«La satisfacción con el trabajo en los casinos de Macao es baja de manera generalizada»


David Forrest
Economista de la Universidad de Saldford

“Hay una gran cantidad de literatura científica que muestra una estrecha correlación entre una baja satisfacción laboral como la de los casinos y altas tasas de abandono”, remata Forrest. Este experto en los procesos económicos que rodean a los casinos advierte que el caso de Eurovegas será peor que el de Macao, si finalmente se levantan en Madrid o Barcelona los establecimientos que Adelson tiene programados.

En España, el casino será una parte mucho menor del empleo total de la región y, por tanto, la mano de obra se pagará con unos salarios a los mismos precios que el resto del sector del ocio.

El futuro de los trabajadores de Eurovegas

Es más, para que se genere empleo en torno a un casino se tienen que dar unas ciertas condiciones “o incluso podría hacer desaparecer puestos de trabajo”, advierte Forrest. Si Eurovegas no logra atraer importantes cantidades de turistas de todo el continente y la mayor sus clientes fueran únicamente españoles, lo único que sucedería es que el gasto local en actividades de ocio se redistribuiría de otra manera, sin generar ningún beneficio.

En el peor de los casos, se perderían puestos de trabajo porque, por ejemplo, un casino tiene menos empleados dedicados a servir comidas que un restaurante convencional al que pudiera quitarle la clientela y, circunstancialmente, obligarle a cerrar. Las Vegas Sands, la promotora de Adelson, aspira a crear 260.000 empleos directos e indirectos a largo plazo en torno a su proyecto.

“Los casinos proporcionan beneficios económicos sólo si se atraen muchos turistas, y sospecho que esto podría ser un fenómeno de corto plazo; si tiene éxito, otras regiones europeas modificarán también su legislación para levantar sus propios casinos. El único beneficio a largo plazo será que ampliará la oferta de ocio para los madrileños”, sentencia el profesor de la Universidad de Saldford.

Por otro lado, para que cuaje, obligará al gobierno autonómico correspondiente a alterar un buen número de leyes. Algo que Adelson, generoso benefactor del partido republicano de EEUU, ya hizo en Macao y no siempre de forma legal.

Una importante reforma legal que necesitaría Eurovegas es la de la prohibición de fumar en locales públicos. Según muestran diversos estudios econométricos, cuando se impide fumar se provoca una caída del 20% en la facturación de los casinos: el cliente deja de estar atado a la tragaperras porque tiene una atadura aún mayor, su drogadicción.


El peligro, en las tragaperras y el juego online

A pesar de lo que pueda suponerse, el mayor riesgo para la propagación de la ludopatía no está en deslumbrantes ciudades de ruletas como Las Vegas o Macao, sino en enemigos más discretos, pero más accesibles. Analizado el fenómeno en Australia, comparando regiones con casinos y sin ellos, se llegó a la conclusión de que el verdadero factor que pone en riesgo la salud de los potenciales ludópatas eran las solitarias máquinas tragaperras que se diseminaban por los bares y los pequeños establecimientos de apuestas y juego repartidos por los barrios. Llegado al punto en el que un país o región opta por aceptar en su suelo el desarrollo del negocio del juego, el caso de Suiza demostró que era posible reducir los riesgos con un programa que los atacase directamente: campañas de concienciación, información en los casinos, líneas de ayudas para gente con problemas… Sin embargo, hay otro enemigo silencioso que ya está extendiendo sus tentáculos en los hogares españoles: el juego online. De momento, el problema es sólo incipiente, pero el mercado de apuestas por internet sólo está empezando a sembrar, sobre todo entre un nuevo perfil de futurible ludópata, más joven y preparado. El mercado de las casas de apuestas online acaba de recibir el primer espaldarazo gubernamental.



REFERENCIA

Happiness and Job Satisfaction in a Casino-Dominated Economy. Journal of Gambling Studies DOI: 10.1007/s10899-012-9318-9


Archivado en: economía, empleo, psicología




COMENTARIOS