Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Cien mil euros para una polémica de tacones

La Comisión Europea retira el vídeo que pretendía acercar a las adolescentes a ciencia y reconoce que fue “un error”

Más noticias de: educación, igualdad, política científica


Vídeo | /

LEER
IMPRIMIR

La última semana, un vídeo de 45 segundos producido para promocionar nuevas vocaciones científicas entre las jóvenes europeas ha provocado un importante revuelo por abordar el asunto con un enfoque que muchos consideran “sexista”. La Comisión Europea, abrumada por las críticas, decidió retirar este clip de su campaña La ciencia es cosa de chicas, dirigido a niñas de entre 13 y 17 años. ¿Qué hay más allá del polémico vídeo, que en España desató airados comentarios en las redes sociales bajo la etiqueta #CienciaConTacones?

III EN ESTA NOTICIA

Actualización (27-06-2012) ↓

Más: #

Lleno de referencias propias de un videoclip para adolescentes, con colores chillones, clichés de revista juvenil e imágenes frivolonas, el anuncio quemado en la hoguera de las redes sociales forma parte de una importante campaña lanzada por la Comisión Europea (en su rama de Investigación e Innovación) para acabar con una evidencia: aunque las mujeres son mayoría en las universidades, sólo un 32% opta por una carrera profesional en la ciencia y la investigación. “Este reclamo es una pequeña parte y no refleja el tono general de la campaña, cuyas actividades continuarán en otoño en ciudades y colegios de cinco países, con el apoyo de otras acciones en el plano político”, explica a MATERIA el portavoz de Ciencia de la Comisión, Michael Jennings. La iniciativa recorrerá los 27 países de la Unión y durará tres años.

Jennings, en nombre de la comisaria del ramo, Máire Geoghegan-Quinn, reconoce que han recibido “muchos comentarios negativos de algunas comunidades que son muy importantes, incluyendo a muchos científicos“. Y sentencia: “Aceptamos plenamente que el vídeo ha resultado ser un error. Y por esa razón lo hemos eliminado”. Desde la Comisión no se quiere culpar personalmente a nadie por este equívoco, e incluso se niegan a señalar a las dos empresas que han realizado el trabajo, Tipik y Emakina. En el caso de Tipik, echó balones fuera en las redes sociales. Emakina, además, ya se había encargado de producir contenidos controvertidos desde una perspectiva feminista.

La Comisión admite que se ha gastado 102.000 euros en la elaboración del videoclip. Y asegura que el resultado no es fruto de un imprudente funcionario europeo, sino que la pieza fue sometida a “varios grupos de investigación de mercado” cuyo resultado fue que debían “hablar a las adolescentes en su idioma”. “Fue pensado para ser un vídeo llamativo que captara su atención”, dice Jennings. Todos le dieron el visto bueno porque el vídeo no iba destinado a adultos, sino a las adolescentes. “El objetivo era llamar su atención para que se acerquen a la campaña, para que visiten la web, donde hay un montón de información sobre carreras científicas, perfiles de científicas que pudieran servir de ejemplo y mucho más”, explica.

Es el mismo diagnóstico de María Blasco, directora del CNIO y la científica más prestigiosa de España, quien defiende en su blog del Huffington Post el planteamiento original de la Comisión Europea. Y todo a pesar de que ayer mismo New Scientist publicaba un estudio que pone en duda que este tipo de mensajes acerquen a las jóvenes a la ciencia: es más, desalientan a las que ya se habían interesado.

El portavoz explica que se retiró el videoclip porque temían que la controversia terminara por arruinar toda la campaña. “El vídeo ha provocado muchas sugerencias espontáneas que vamos a tratar de aprovechar”, asegura Jennings. Por el momento, tuvieron los reflejos de subirse en la ola de la indignación en Twitter, creando la lista #RealWomenScience, saturada de éxito. “Contamos con el apoyo de hombres y mujeres de ciencia para que nos ayuden a afrontar el reto de conseguir más chicas interesadas en investigar”, resume. Desde luego, pocas veces habrán despertado tanto interés, aunque no sea del target deseado.



Actualización (27-06-2012)

Un grupo de expertos de género asesoró a la Comisión Europea para esta campaña, y ayer quiso dejar clara su posición frente a la controversia despertada mediante una declaración oficial en la que aseguran que su aportación se quedó en la fase germinal del proyecto, en la primavera de 2011. A partir de ahí, la Comisión dejó el trabajo en manos de expertos en comunicación que “se enfrentaban al reto de traducir nuestras recomendaciones de manera que llegasen a mujeres jóvenes de diferentes países y orígenes, sin caer en estereotipos y clichés simplistas”, aseguranen su texto los miembros de este grupo de asesores sobre cuestiones de género.

Una de las cuatro responsables de este grupo es la española Inés Sánchez de Madariaga, directora de la unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio de Economía y Competitividad, que no quiso hacer más declaraciones a MATERIA obligada por su cláusula de confidencialidad con la Comisión Europea.



Sigue este tema:

#

Archivado en: educación, igualdad, política científica




COMENTARIOS