Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

OPINIÓN

Por qué Materia

por Patricia Fernández de Lis


La crisis ha provocado que los diarios y los servicios informativos de radio y televisión apuesten por la información en la que compiten, y no por la que les diferencia

Más noticias de: divulgación, educación, I+D, política científica, recortes


LEER
IMPRIMIR

La ciencia no es solo cosa de científicos. Los investigadores no construyen gigantescos aceleradores de partículas o invierten miles de millones en explorar el espacio solo por el placer de saber más sobre el origen del universo, sino porque también quieren reducir los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer o ayudarnos a dormir mejor.

Decía Carl Sagan, el gran maestro de la divulgación:

Vivimos en una sociedad absolutamente dependiente de la ciencia y la tecnología, y aun así nos las hemos arreglado para que nadie entienda nada de ciencia y tecnología

Y eso ha sucedido porque quien tiene la responsabilidad de informar sobre la grandeza y la relevancia de la investigación científica, quien debe transmitir su belleza, quien debe contribuir a mejorar el pensamiento racional y quien debe revelar la esperanza que la ciencia otorga a millones de personas en todo el mundo ha abdicado de esa responsabilidad. Los medios de comunicación han abandonado la ciencia.

La crisis ha provocado que los diarios y los servicios informativos de radio y televisión apuesten por la información en la que compiten, y no por la que les diferencia. Eso significa que cada vez hay menos periodistas con la experiencia suficiente para valorar los avances en ciencia y tecnología, y aportar criterio, rigurosidad, independencia, exclusividad y sentido común al tsunami de informaciones a las que nos enfrentamos cada día. La consecuencia es que escasean las noticias relevantes de calidad, y proliferan las anécdotas, los lanzamientos comerciales disfrazados de innovaciones y la pseudociencia.

La ciencia no es aburrida, impenetrable e incomprensible, como a algunos científicos y periodistas les interesa transmitir. La ciencia es apasionante, y fascina a los lectores. Más de la mitad de los españoles, el 53%, cree que la información científica en la prensa diaria es insuficiente, y desde 2008, el interés espontáneo de la población española por la ciencia ha crecido un 36%. Tras casi cinco años elaborando una sección diaria y muy extensa de ciencia y tecnología, tengo algún dato más al respecto: la sección de Ciencias de Público, que tuve el honor de dirigir, fue la más valorada en una encuesta realizada con lectores en el lanzamiento del diario, tenía anunciantes fijos y propios y decenas de miles de seguidores en las redes sociales, y alcanzaba el Top 10 de las noticias más vistas en internet cada día. De hecho, fue el único diario en el que, el 11 de julio de 2010, en pleno patriotismo futbolístico, una noticia de ciencia logró colarse entre las 10 más leídas del día.

Ya no hay ningún aspecto de la vida moderna que no dependa de la ciencia y la tecnología. Los países más desarrollados económicamente, y que mejor han soportado la crisis, son los que más invierten en I+D. Sabemos que invertir en ciencia aumenta la productividad, genera empleos de calidad y reporta ingresos para el país (a modo de exportaciones), y que cada avance en ciencia genera a su vez nuevos avances. El problema es que todos estos beneficios se comprueban a largo plazo, y la clase política suele buscar réditos en el corto.

La responsabilidad de informar sobre esos beneficios a la opinión pública, para que ésta presione a su vez a los políticos, es de los medios de comunicación. Pero los editores y periodistas de grandes medios aseguran en el estudio La cobertura de la ciencia en América Latina que, aunque han constatado el interés de sus lectores por la ciencia, la salud y el medio ambiente, se encuentran con “grandes dificultades” a la hora de comprender y editar esas noticias por la falta de redactores especializados, en un momento en que las redacciones están menguando y se han producido traumáticos cierres.

MATERIA nace con el objetivo de ayudar a los medios de comunicación en español a superar esas dificultades, hablando de ciencia y tecnología con calidad y rigor, independencia y solvencia, pasión y entusiasmo. En época de tijeras, sacrificios y recortes, la democracia necesita más y mejor ciencia, y se merece más y mejor información para contarla.

— Patricia Fernández de Lis, directora de MATERIA

Archivado en: divulgación, educación, I+D, política científica, recortes




COMENTARIOS