Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

FOTOGALERÍA

Moda de gran altura

La NASA repasa la historia de la aviación y la astronáutica a través de los trajes presurizados en un nuevo libro. Sin ellos, los vuelos a gran altitud o los espaciales no habrían sido posibles

moda-de-altura

  • El pionero

    El aviador Willey Post fue el primer en usar trajes presurizados en sus vuelto a gran altitud en 1934.
  • Encargo nazi

    Los nazis encargaron a Dräger-Werke AG trajes para sus aviadores. Su solución metálica fue descartada.
  • En guerra

    El traje Goodrich XH-5 formó parte de un proyecto secreto del ejército de EEUU durante la Segunda Guerra Mundial.
  • Los inicios

    El profesor James Harry creó en 1945 el primer traje semi presurizado funcional.
  • Récord

    En 1953, y con un traje semi presurizado, el aviador Frank Everest voló a más de 3.000 km/h pilotando un X-2.
  • Publicidad

    En los años 60, los trajes se convierten en un producto de consumo más.
  • Misiones de los sesenta

    Los astronautas, como los de la misión Mercury 7 de 1962, debían llevar trajes presurizados en cabina.
  • Neil Armstrong

    Antes de ir a la Luna, Neil Armstrong era piloto de pruebas del velocísimo X-15. Sus trajes eran hechos a medida.
  • Aviones espía

    Los pilotos de los aviones espía U2 vistieron durante los años 70 el S-100, creado por David Clark Company.
  • En las lanzaderas

    Las misiones de las lanzaderas espaciales revitalizaron la investigación de la moda presurizada. En la imagen tripulación de la STS-003 en 1982.
  • Los ochenta

    Varios de los modelos que usaba la NASA en 1988 para las operaciones de salida y reentrada de los shuttle.
La evolución de los trajes presurizados de los astronautas / NASA


La historia de la aviación y la de los vuelos espaciales se había olvidado de un elemento sin el que ni la primera ni los segundos habrían sido posibles: los trajes presurizados. Se ha escrito mucho sobre los espaciales, pero apenas nada respecto a unas telas, cueros, cauchos y después materiales plásticos que, cosidos a medida que avanzaba la tecnología, permitieron a los pilotos llevar la resistencia del cuerpo humano hasta el límite. La NASA acaba de saldar esa deuda publicando Dressing for Altitude: U.S. Aviation Pressure Suits, algo así como “vestidos para la altitud: los trajes presurizados de la Aviación de EEUU”.

El libro explora los retos que los ingenieros convertidos en modistas tuvieron que enfrentar para diseñar unas prendas que fuesen todo lo ligeros posible, flexibles e inflables pero que al mismo tiempo mantuvieran seguro a un piloto eyectado de su cabina a gran altitud y que, al mismo tiempo, le tuviera a flote en el caso de que cayera al agua.




COMENTARIOS